Alfredo Mordezki en El Mercurio. En difícil inicio de año, deuda corporativa muestra signos de estrés

Alfredo Mordezki en El Mercurio. En difícil inicio de año, deuda corporativa muestra signos de estrés

Febrero 4, 2016

El Mercurio Alfredo Mordezki

 

Inversionistas se están refugiando en bonos del Tesoro:

En difícil inicio de año, deuda corporativa muestra signos de estrés

El mercado debate acerca de la posible llegada de un “tsunami financiero”, pero confían en fortaleza de Chile.

El mercado de los bonos corporativos ha tenido un complejo comienzo de año.El inicio de 2016 se ha caracterizado por altos niveles de incertidumbre y frecuentes episodios disruptivos en los mercados financieros globales, que en el caso de los países emergentes como Chile se han visto influenciados por el ajuste de China y los ruidos por futuras devaluaciones del yuan.

Esto último, de acuerdo a un reciente informe de renta fija de CorpResearch, es lo que ha mantenido altos niveles de volatilidad y sensibilidad en los mercados internacionales, presionando particularmente a las economías emergentes mediante caídas en el precio de materias primas, mayor depreciación de sus monedas y aumentos en los spreads (diferenciales de rentabilidad) de crédito ante incrementos en los premios por riesgo.

Para los analistas, las perspectivas de emergentes siguen inmersas en un tono pesimista, a lo que se debe sumar la preocupación por los nuevos ajustes monetarios que pueda concretar la Fed en marzo.

Los riesgos

José Manuel Silva, director de inversiones de LarrainVial AGF, explica que hay un cierto estrés en el mercado de deuda y algunos signos, más bien temores de ciertos sectores, de que pueda venir un ” tsunami financiero”, esto es, que las firmas tengan un alto endeudamiento, que el precio de los commodities baje y que los bancos les restrinjan líneas de créditos debido a su creciente riesgo y que finalmente no puedan cumplir con sus compromisos financieros.

Los cantos de un ” tsunami financiero” no son aislados. Una publicación de hace un par de días de la Universidad de Pennsylvania postula que este fenómeno -que tomó prominencia en 2008 cuando lo mencionó el economista Bill Gross para describir la crisis de ese año- está atacando a Latinoamérica, pero destacan la solidez de Chile.

La responsable de research de Credicorp Capital, Paulina Yazigi, asevera que “tiene sentido que cuando los fundamentos se deterioran y el mercado está con aversión al riesgo, los spreads de los bonos suban”. Al mismo tiempo, destaca que los bonos del Tesoro actúan como una inversión segura, y los inversionistas a nivel global tienden a refugiarse en estos. Así, en Banchile AGF recalcan que “el desempeño de los bonos de la región, ya sea corporativo o de gobierno, ha estado por debajo de los bonos del tesoro americano, indicando una mayor apreciación por el riesgo en la región”, aunque destacan que Chile está menos afecto a ese fenómeno.

En Banchile AGF reconocen que “no se puede negar que el número de compañías en situación financiera delicada ha aumentado”.

¿Qué le espera a las compañías locales para sus financiamientos futuros en este contexto? De acuerdo a Alfredo Mordezki, director de deuda latinoamericana de Santander Asset Management, “las condiciones financieras ya se han restringido, pero no se cortará totalmente el financiamiento”. Será selectivo y a precios (spreads) superiores, representando una oportunidad interesante para los inversionistas con capacidad de aprovecharlos”.

Hay algunas empresas en la región que dejaron de pagar sus compromisos de deuda. Tal es el caso de la petrolera Pacific Rubiales, y su bono se transa bajo el 20%, inferior al nivel de recuperación promedio que se ve en casos de default. “El hecho de que una compañía deje de pagar, ya sea un cupón o el capital, significa que efectivamente se ha llegado a un punto en que los flujos de caja no le alcanzaron. La tasa de default está más alta en Latinoamérica que el promedio de su historia, pero están muchos centrados en Brasil”, explica Yazigi.