Santander AM lanza en Chile el nuevo fondo mutuo Acciones Europa. Funds Society

Santander AM lanza en Chile el nuevo fondo mutuo Acciones Europa. Funds Society

Diciembre 14, 2015

Funds People Nuevo Fondo Mutuo Acciones Europa

Pensando en aquellos inversionistas que buscan participar del potencial crecimiento del mercado europeo, el equipo de Santander Asset Management en Chile lanzó el nuevo Fondo Mutuo Acciones Europa. Se trata de un instrumento que es único en la industria chilena de los fondos mutuos y el primer fondo master feeder de la gestora a nivel global.

“Es un fondo regulado por la directiva europea UCITS IV, que tiene por objetivo incrementar la eficiencia en la gestión de este tipo de fondos, los que están compuestos por un fondo principal o master y otros subordinados o feeders, que invierten el total de su cartera en el fondo principal. Asimismo, dicha directiva también eleva la protección al inversor, simplificando la información sobre el fondo que se entrega a los inversores”, explica la gestora del fondo, Dolores Solana, a cargo de los fondos small cap de España y Europa.

El nuevo fondo mutuo Acciones Europa invierte principalmente en cuotas del fondo mutuo Santander SICAV Santander AM European Equity Opportunities (fondo master), que ha mostrado un buen track record. Este fondo es gestionado por Dolores Solana, gestora de fondos small cap de España y Europa, y el equipo global de inversiones, el cual tiene un amplio expertise en el manejo de acciones Europa.

Además de querer participar de los rendimientos de acciones europeas, los inversionistas interesados en este nuevo fondo comparten una visión positiva en general del mercado europeo y de las compañías que la componen; y tienen un horizonte de inversión mayor a un año y una alta tolerancia a posibles pérdidas de capital en algunos periodos.

¿Por qué invertir en un instrumento de este tipo?

Existen buenas razones por las cuales invertir en un instrumento como este, explican en Santander Asset Management. La actividad económica en los últimos trimestres ha dado positivas señales de una aceleración económica, luego de un lento crecimiento. Creemos que se puede esperar un mayor crecimiento para los próximos trimestres, que se sustentan, por ejemplo, en la evolución del monto del dinero fluyendo en la economía, como también en los mejores resultados de algunos índices.

Por otra parte, hay muestras de una mayor confianza por parte del consumidor europeo, producto del bajo nivel de tasas, lo que se ve reflejado en una fuerte aceleración de las ventas del retail. Las personas están mejor y las empresas están solicitando cada vez mayor acceso al crédito, lo que quiere decir que hay más y mejores proyectos de inversión en carpeta. Asimismo, los bancos, que en su momento restringieron el acceso al financiamiento, hoy se encuentran con una política bastante más abierta para la entrega de préstamos.

En cuanto a las empresas, éstas no solo están financiando más proyectos y los bancos aumentando sus colocaciones, sino que además el costo financiero para las empresas se ha reducido, dado que las tasas a las que se realizan los préstamos han caído de manera relevante.

El Banco Central Europeo ha aumentado su balance, con el objetivo de seguir estimulando a la economía, y en lo reciente, ha indicado que se encuentra dispuesto a acelerar la inyección de estímulo. Es un mercado desarrollado que no está afectado en demasía por la desaceleración del mundo emergente; todo lo contrario, al ser importador de commodities, se beneficia de los menores precios actuales.

Entre 2011 y 2012 las tasas aumentaron debido a la crisis fiscal por la que atravesaron los países europeos. Hoy, esos riesgos han quedado atrás, y los bancos se financian a un menor precio, que traspasan como beneficio a las empresas.

Respecto de la moneda, su depreciación mejora la competitividad del sector exportador, además del beneficio positivo que reporta la caída del precio de los commodities.

Las distintas medidas de valorización de la bolsa europea indican que se encuentra en o bajo los niveles promedio de los últimos diez años. Esto quiere decir que, pese a las alzas recientes en la bolsa, no se está comprando caro.